Comer es un placer: disfrútalo

Tras los excesos propios de la navidad nos preocupa perder esos kilitos de más o volver a una dieta saludable. Bien, al contrario de lo que podamos pensar, podemos comer bien fuera de casa. Entre las ofertas de Pans & Company, por ejemplo, además de nuestros bocadillos encontrarás gran variedad de ensaladas para ayudarte en tu objetivo.

Pero, antes de nada, párate a pensar en cómo son nuestros días, las jornadas maratonianas a las que debemos hacer frente. Vivimos deprisa, tanto que a veces nos olvidamos de vivir. Comenzamos la semana el lunes y cuando nos queremos dar cuenta es viernes, en un abrir y cerrar de ojos. Seguro que más de una vez has sentido que no te llegan las horas del día para una lista tan larga de tareas por hacer. Prisas que también afectan al modo en que comemos, rápido, sin pararnos a paladear. Del mismo modo en que se nos escapa la vida, sin saborearla.

Los días son meros trámites y soñamos con millones de cosas que nos gustaría hacer algún día, desperdiciando el presente. Somos seres rutinarios y está bien, pero no te olvides de disfrutar de las pequeñas cosas que hacen que cada día merezca la pena, como un plato exquisito, la mejor compañía o los momentos de risas y cañas. Romper con la rutina es la mejor forma de adquirir nuevos hábitos.

Así que si eres de esos que siempre va corriendo de un lugar a otro y que no tiene tiempo ni para comer. Plantéate reducir una velocidad, respeta las horas de las comidas, siéntate y disfruta de uno de los mayores placeres que tenemos y con el que puedes deleitarte a diario. No hace falta que dediques dos horas de tu tiempo a comer, hoy en día puedes encontrar restaurantes de comida rápida saludables, como nuestras marcas de Eat Out. Pero no comas de pie, ni caminando. Siéntate y mastica despacio, disfruta de cada sabor y de la combinación de todos ellos, te lo mereces.

Está claro que todos tenemos responsabilidades y objetivos que cumplir, pero podemos cocinar nuestras rutinas a fuego lento para poder recrearnos en esas pequeñas cosas que nos hacen felices. Dicen que los nuevos hábitos tardan 21 días en adquirirse. Así que ya sabes, inténtalo y pégale un buen bocado a la vida.