Platos fríos, grandes aliados del verano

En verano buscamos recetas más frescas que nos permitan combatir el calor también con la gastronomía. Es por ello, que, en los meses estivales, los platos más demandados son los fríos, que se trasladan de la nevera a la mesa. Además se prefieren opciones más saludables, que permitan al consumidor cuidarse y mantener un equilibrio entre ellas y otras que no lo son tanto, pero a las que no podemos resistirnos.

Desde Eat Out, grupo de restauración al que pertenecen importantes marcas como Pans&Company, Ribs, FrescCo y Dehesa Santamaría, hacemos un homenaje a aquellos platos que nos acompañan cada temporada, y que se convierten en grandes aliados durante los meses de calor.

Ensaladilla rusa, la reina indiscutible del verano

Se trata de la ensalada más veraniega y de un plato que gusta por igual a adultos y niños. Pero muy pocos conocen realimente el origen de esta receta, cuya creación se le atribuye al chef belga Lucien Olivier, que la servía en el Restaurante parisino Hermitage de Moscú en el año 1864, cuando abrió el restaurante. Un plato que ha ido evolucionando mucho hasta convertirse en lo que es hoy en día, una receta que está compuesta por patatas cocidas, huevo duro y otras verduras, que se sirve acompañada de mayonesa.

Gazpacho y salmorejo, dos propuestas diferentes

Existen muchos debates sobre cuál de estas cremas frías es mejor y cuál tiene más y mejor sabor. Lo que resulta innegable es que ambas son recetas a las que recurrimos en todo momento en verano como primer plato, por ser frescas, sanas y sabrosas. La primera de las diferencias entre una y otras es la técnica culinaria. Así, mientras el gazpacho es una sopa fría de hortalizas, aliñada con aceite y vinagre, el salmorejo es una emulsión, con una textura más espesa. La otra diferencia son los ingredientes. Aunque en ambos se utiliza tomate, pan duro, aceite de oliva y ajo como elementos principales, en el gazpacho se usa además pepino, pimiento y vinagre, ingredientes que no se utilizan en la preparación del salmorejo.

Melón con jamón, un básico año tras año

En cualquier mesa veraniega que se precie, siempre hay un plato con esta delicia. El éxito de esta combinación reside en la mezcla del dulce del melón y del aporte salado del jamón. Se trata de una receta originaria de la cocina española, que fue tan popular en Francia, que llegó a denominarse “Melón a la Española”.

Helado, el postre más rico y refrescante

Porque a nadie le amarga un dulce ¡y menos en verano! El helado es el postre más consumido en este tiempo. Aunque su origen es mucho antiguo, en el año 1660, el italiano Procopio inventó una máquina que homogeneizaba las frutas, el azúcar y el hielo, con lo que se obtenía una verdadera crema helada, similar a la que hoy conocemos, por lo que este hito se considera el verdadero comienzo del postre que hoy conocemos y al que no podemos decir que no.

Y a ti ¿definen estos platos tu verano?