Turismo y restauración, dos sectores que se retroalimentan

Hoy se celebra el Día Mundial del Turismo. Sin duda, uno de los grandes aliados para la restauración. Y viceversa. Y es que no se entiende el uno sin el otro.

El turismo influye en la restauración. Cuantos más visitantes tenga un país o región, mayor será la demanda. Esto obliga en cierto modo a  las enseñas a trabajar fuerte para diferenciarse de la competencia, lo que favorece sin duda la mejora del sector. Asimismo la restauración también repercute en el turismo, puesto que cuanta más y mejor oferta gastronómica se tenga, mayores serán las opciones de albergar un turismo de calidad, uno de los retos más deseados por el sector turístico.

Y más en España, donde la gastronomía representa uno de los principales reclamos para los visitantes, que encuentran en nuestro país una oferta amplia y de calidad. De hecho, según un estudio de Ostelea, los turistas que llegan a España motivados por su oferta de platos y sabores aumentaron sus gastos un 17% el pasado año, de los 133,90€ del 2015 a los 156,63€ por persona y por día, lo que evidencia que cada vez se valora e invierte más en gastronomía.

Aunque tradicionalmente la restauración ha sido considerada como un servicio complementario de la oferta turística, lo cierto es que en los últimos años se ha convertido en un servicio turístico diferenciado, independiente y único en sí mismo. Un servicio que incluso es determinante a la hora de decantarse por un destino u otro. Así, aunque el motivo principal de los extranjeros que visitan nuestro país sigue siendo el disfrute del sol y playa, España también promueve y consolida un turismo ligado a experiencias que puedan disfrutarse durante todo el año y en todo el territorio nacional, como es el gastronómico.

Por ello, es fundamental que las marcas de restauración sigan trabajando en pro de una oferta gastronómica variada y cuidada, que sea valorada de forma positiva por los consumidores, tanto locales como extranjeros.

En Eat Out trabajamos cada día para ofrecer calidad en nuestros productos y servicios, sin dejar de lado la innovación, conscientes de que es un aspecto altamente valorado y diferencial por parte de los consumidores. Y lo hacemos con cada una de nuestras marcas, como Pans&Company, Ribs,  FrescCo y Dehesa Santamaria, así como a través de nuestra división Eat Out Travel, especializada en el negocio de la restauración para viajeros.  

El objetivo es conseguir que cuando acudan a nuestros establecimientos disfruten de una experiencia gastronómica única y decidan visitarnos de nuevo. Una vez más, turismo y restauración se unen compartiendo un objetivo común: el interés de que  clientes y visitantes quieran regresar.